Reseñas

★★★★
★★★
★★★
★★★★
★★★★★
★★★★
★★★

viernes, 8 de diciembre de 2017

Reseña: Winter de Marissa Meyer

Winter | Marissa Meyer


Había una vez... una joven princesa que era tan hermosa como la luz del día; que era aún más hermosa que la propia reina. Cinder y sus compañeros lograron suspender la boda real. El nuevo plan es lograr lo imposible: la rebelión en Luna, pero un solo paso en falso puede acabar con la vida y los sueños de todos.

Lo que Cinder aún no sabe es que en Luna encontrará una aliada decisiva: una joven que con su belleza y su bondad puede ser la clave para destronar a la reina Levana. ¿Será Winter, la muchacha frágil e ingenua, la que les muestre a los lunares que existe una vida más allá de la manipulación y del terror?

En el último tomo de Crónicas Lunares, Marissa Meyer cierra maravillosamente una historia que te mantuvo en vilo, te enamoró de sus protagonistas y te hizo desear el tan esperado “y vivieron felices por siempre”. ¿Sucederá? Con la magia de un cuento de hadas y la emoción vertiginosa de la ficción distópica, Crónicas Lunares atrapa al lector desde la primera página. 



¡Hola! ¿Cómo andan? Yo estoy muy estresada porque ya estoy en finales y ya se imaginaran el lío. Afortunadamente antes pude leer Winter, la última parte de la saga Crónicas Lunares, por lo que puedo traerles la reseña de este súper épico libro. Estoy muy sorprendida de mi misma porque sin mentirles, leí Cress, Fairest y éste en menos de una semana. Antes de empezar, les doy las gracias por enviarme este ejemplar al equipo Lectorum, una distribuidora de libros en español en Estados Unidos.

Les recuerdo que si no han leído nada de esta saga, abstenerse a seguir leyendo esta reseña pues contiene spoilers de los anteriores libros y puedo arruinarles la sorpresa. Si quieres saber de que va esta historia, les dejó aquí la reseña del primer libro, Cinder.

Ya sabemos que cada libro de esta saga se basa en los cuentos clásicos. Cinder (Cenicienta), Scarlet (La Caperucita Roja), Cress (Rapunzel). Ahora nos toca conocer a la última, Winter quien es basado en Blancanieves.

Winter es la princesa de Luna e hijastra de Levana. Ella tiene alucinaciones todo el tiempo, que si ella se convierte en hielo, que si las paredes sangran, etc. La verdadera razón de su desajuste mental es el no utilizar sus poderes lunares (encanto y manipulación) ya que se niega a usarlos por un suceso trágico que ocurrió en su vida. A pesar de su locura, es adorada por todo el pueblo lunar y se ha convertido en la chica más hermosa de todas incluyendo a Levana, quien se muerta de la envidia le causa una cicatriz en su cara.

Sir Jacin Clay, quien ya lo conocimos en el libro anterior, es el mejor amigo de la princesa Winter desde la infancia y aunque forma parte de la guardia real de Levana, realmente es leal únicamente hacia su princesa. Muy probablemente, en Cress este hombre nos haya caído como una piedra en el zapato porque traiciona a Cinder, y pese a que en este libro conocemos sus motivos muy honorables, me sigue cayendo pésimo. No se, siento que no está a la altura de Kai, Wolf y Thorne.

La historia de Cinder y su grupo (excepto Scarlet, que recordemos que está prisionera por los lunares) comienza semanas después de haber secuestrado al emperador Kai para posponer la boda de él y Levana. Mientras tanto, la reina ha mandado a atacar al palacio hasta que el emperador aparezca. Los chicos ya tienen planeado como invadir Luna para la batalla final y para eso tendrán que devolver a Kai que le pedirá a la reina lunar que la boda se celebre en la Luna. Una vez que se lleve al cabo el plan, desafortunadamente la situación se descontrola pasando muchísimas cosas que no podré contar.

La verdad es que no se por donde empezar mi hype sin soltar spoilers. Winter es un tocho de libro, de casi novecientos páginas. Al principio me sentía intimidada por lo gordito que es, pero una vez que comencé no pude parar de leer. No se como, pero terminé la lectura en cuatro días y fue genial.

También me daba temor que el libro tuviera rellenos de trescientos y picos de páginas como suele suceder. Sin embargo, no fue así. Al menos yo no sentí que sobraban páginas. Todo el tiempo pasaban cosas muy intensas que, literalmente, no dejaban descansar a nuestros protagonistas en ningún momento.

Empecemos con la construcción del mundo. Ya había dicho anteriormente que Marissa Meyer me asombró con su temática futurista y aquí exploramos más como es el paraíso lleno de “pureza” en Luna. Pero también vemos su lado “realista” por así decirlo, donde las gente de bajos recurso no se les da ninguna prioridad llegando al punto donde se raciona la comida por semana.

Igualmente, hay muchas cosas que me hicieron gritar de emoción empezando con las interacciones de Cinder y Kai. ¡AMO ESTA PAREJA! Me da rabia que hubiera tan pocas escenas románticas, pero valen la pena. La forma en que Cinder se sonroja, pero a la vez no porque es una cyborg por lo que no pueden sonrojarse y Kai de alguna manera supo que se sonrojó y ¡¡me emocioné muchísimo!! También cuando Kai está dispuesto a sacrificarse para que el plan de Cinder funcionar a pesar de los contratiempos.

Luego están Wolf y Scarlet. Hay mucha emoción en esta pareja especialmente porque no paraban de sufrir y me entristecía como Wolf estaba decaído hasta que empezó a oler su olor y yo estaba tipo: ¡OMG OMG OMG! El tan esperado re-encuentro me pareció tan emotivo. Al igual que con el encuentro que Wolf tiene con Maha, su madre. Fue muy conmovedor ver a su hijo que le habían arrebatado hace muchos años. También con Wolf, regresar a su hogar de la infancia fue duro. ¡ODIO A LEVANA!

En cuanto a Thorne y Cress me enamoré cada vez más. Ambos hacen un gran equipo y morí de ternura como Throne se preocupaba por ella sin saber que sus sentimientos eran reales. Además, le revela el porqué es mujeriego. En cuanto a Cress, me complació muchísimo ver como ha ido cogiendo más confianza en si misma y pasa de ser la damisela en apuros a una heroína. Sin embargo, me hubiera gustado que averiguara que fue de su madre quien dejó que la mataran al ser una vacía.

Y por ultimo, la pareja protagónica de este libro: Winter y Jacin. A decir verdad esta pareja es la menos que me ha gustado porque no sentí ninguna química entre ellos. Cada vez que los veía juntos, Jacin se hacía el duro mientras que Winter anhelaba tener un relación romántica con el y fue muy frustrante.

Sobre Iko, ya empecé shippearla con alguien más y es que ambos tienen mucha chispas a pesar de que ella no lo soporta. Pero ya sabemos lo que dicen: Del odio al amor, hay un solo paso. Espero que en la novela gráfica del cual ella es la protagonista, haya algún desarrollo amoroso.

Ahora sí, el enfrentamiento entre Cinder y la reina Levana fue bestial, no me ha decepcionado para nada. Yo estaba con los nervios de punta porque la reina tiene una ventaja muy grande sobre su sobrina debido a los poderes lunares que tiene y lleva años usándolo. Adoré como Cinder, pese a su miedo de convertirse como su cruel madre, decide contraatacar, pero demostrando misericordia.

A pesar de todo el odio que siento hacia Levana, me dio mucha pena con su destino. Si leyeron Fairest, sabrán muy bien porqué. Realmente no es culpa todo lo que ha pasado y aunque no la justifique, comprendo que odie muchísimo a Cinder por ser la viva imagen de su madre.

Algo que no me ha gustado ha sido el final, me dejó muy fría. Pienso que después de todo lo que ha sucedido, el final debió haber sido mucho más que una despedida rápida. A lo mejor soy yo, pero quedó algo abierto y no es para nada con lo que tenía en mente. Además, al ser 4 parejas con mayor razón debió haberles dejado todo un capitulo para cada uno y no apresuradamente.

Pero sí que me gustó que ningún personaje, al igual que las páginas, van sobrando. Todos tienen su propia historia independiente a la de la protagonista principal, todos son vitales para llevar a cabo su función. Me emocionó mucho como la autora haya ido cerrando la historia de todos menos el de Iko, que hay una novela gráfica dedicado a ella y sin duda alguna lo leeré tan pronto llegue a mi país.

En resumen, Winter es un gran cierre para una saga épica como esta. La manera en que como Marissa Meyer entrelazó las historias de todos los personajes sin verse forzado. Si no han leído la saga (y se han atrevido a leer esta reseña con miles de spoilers de los libros anteriores), se los recomiendo! Sin duda alguna, está entre mis favoritos y muchos saben lo exigente que soy xD.