Reseñas

viernes, 1 de septiembre de 2017

Reseña: Trono de cristal de Sarah J. Maas

Trono de cristal Sarah J. Maas


En un mundo sin magia, y tras un año de trabajos forzados en las minas de sal, una joven asesina es convocada al palacio. Pero ella no acude para acabar con el sanguinario rey que gobierna desde su trono de cristal, sino para conquistar su propia libertad. Si vence a veintitrés asesinos, ladrones y guerreros en una competencia a vida o muerte, será absuelta de prisión para ejercer como campeona real. Su nombre es Celaena Sardothien.

El príncipe la provocará. El capitán de la guardia la protegerá. Una princesa de lejanas tierras se convertirá en su amiga. Pero algo maligno mora en el castillo y está ahí para matar. Mientras sus competidores van cayendo uno a uno, la lucha de Celaena por su liberación deviene una lucha por la supervivencia y una incesante búsqueda del origen del mal antes de que éste destruya su mundo.



Caleane Sardothien es una joven asesina quien fue traicionada y condenada a pasar toda su vida en las minas de sal en Endovier donde los prisioneros son tratados como esclavos y los torturan a muerte. Después de haber pasado un año, se le concede una oportunidad cuando el príncipe Dorian Havilliard y el capitán de la guardia Chaol Westfall la visitan y le proponen un trato: Si ella gana la competencia para convertirse en la campeona del Rey, se le otorgará un contrato de cuatro años trabajando como asesina del Rey y al final será liberada.

Celaena decide aceptar las condiciones a pesar de que la competencia no será fácil porque deberá enfrentar a otros 22 criminales igual de peligrosos. Sin embargo, ella no se imagina que hay otro peligro más que se alberga en el castillo, que encontrará secretos, criaturas demoniacas y varios asesinatos misteriosos que de alguna manera están relacionados por lo que deberá averiguar que está pasando antes de que sea demasiado tarde. 

Por fin decidí estrenarme a esta autora con Trono de cristal, libro que me habían regalado de cumpleaños el año pasado -y justamente a finales de este mes es mi cumpleaños-. A ver, que necesito un ¡HURRA! por parte de ustedes por haberlo leído ya 😂. Tardé muchísimo, lo sé. Pero es porque ya me había enterado de las calañas malvadas de Sarah J. Maas y su cambios radicales que hace gracias a los spoilers de su otra serie Una corte de rosas y espinas. 

En fin, confieso que esperaba mucho más de este libro. Hay varias cosas que no me gustaron, pero otras (pocas) que sí. Mejor empiezo explicándoles lo que no me gustó y así tratar de terminar esta reseña con un buen sabor en la boca. Solo espero que al terminar la reseña, no me fusilen, ni me devoren por esta opinión algo impopular.

Los personajes son la razón principal por la que este libro no me terminó por fascinarme. En un principio admiré mucho la fuerza de Celaena, una chica ruda, arrogante, con habilidades excepcionales quien nunca se ha rendido, ni siquiera en el campo de la muerte donde casi nadie duraba un mes, pero ella sí sobrevivió. Entonces, ¿cuál es mi problema con ella? Que en todo el libro, NO he visto a la asesina que muchos comentaban. ¿Dónde diantres está la "Asesina de Adarlan"? 

Hay ciertas partes que Celaena no actúa como debería, como el caso de los dulces que una vez le dejaron en su cama sin una carta o remitente y sabiendo que tiene enemigos que desean eliminarla de la competencia, ella se los come como si nada.

El principe Dorian y el guardia Chaol. Usualmente, cuando se da una especie de "triángulo amoroso" te guste a uno más que el otro. En mi caso no fue así. El personaje de Dorian el típico chico con problemas con su padre y con una madre tratándole de buscar a fuerzas una novia con quien casarse. Realmente no sentí ninguna evolución y el acercamiento romántico entre él y Celaena fue muy forzado y no creíble. En cuanto a Chaol, realmente es un personaje que no conocemos para nada porque todo empieza y termina con él siendo muy misterioso.

Sobre los personajes secundarios, tenemos varios que como Lady Kaltain Rompier. Una mujer que está interesada en el príncipe y quiere conseguir su atención a cualquier costo, pero tiene un compromiso con el duque Perrington, un sujeto de lo más despreciable al igual que su campeón Caín, archienemigo de Celaena. También tenemos a Nehemia Ytger, princesa de Eyllwe un reino que sufre bajo el régimen del reino Adarlán. Ella fue un personaje muy difícil de descifrar, pues no sabía en que bando estaba exactamente ya que la autora logra confundirte. Good one, Maas.

Estoy entre la espada y la pared en cuanto a la narrativa del libro. Hay partes que son muy amenas y entretenida de leer, como las situaciones de combates o los cadáveres porque te lo describe sin prisa y son muy completas. Pero hay otras que se vuelve muy denso, como en las descripciones. Vale, soy de las que disfrutan cuando se describe por ejemplo, la ambientación, pero en Trono de Cristal hay tantas que termina siendo tedioso, especialmente con los vestidos. Casi una página entera describiendo en bendito vestido, me aburría tener que leer detalle por detalle los encajes y demás. Realmente es innecesario y un relleno fastidioso. 

Ahora sí, vamos con las cosas que sí me gustaron y me dejaron hiper-emocionada. Son pocas, pero lo suficiente como para querer continuarla.

La ambientación y el mundo que creó Maas es muy interesante. Me encantó como se nos introdujo un poco de la historia de Erilea y de como poco a poco, el reino Adarlan conquistó masacrando a cada pequeño reino del continente y luego decidió desterrar y prohibir el uso de la magia, haciendo que se desaparezca por completo. 

También el mundo de las marcas Wyrd, donde viven criaturas monstruosas sedientas de sangrientas y hambrientas de carne humana. Nadie habla de ellas y son muy pocos los que saben de su existencia. Me dejó estupefacta como hay personas tan tontas que están dispuestas a sacrificar su alma por ellos y poder controlarlos. Ya saben lo que dicen, no es lo mismo llamar al diablo que verlo venir. 

El plot twist sin duda fue genial. Como se desvela todo los acontecimientos y resulta que estaban entrelazados. Aunque me lo sospechaba de otra persona, pero luego te das cuenta que también estaban implicadas en el asunto, so estuve cerca. Las últimas páginas, entre el rey en Celaena me dejó con un escalofrío total.

En resumen, Trono de cristal es un libro que no me disgustó por completo pero tampoco me fascinó como a la mayoría de la personas. Así que debo decir que no entiendo el puro hype que hay por el. Sin embargo, me dejó con muchas ganas de leer la segunda parte para seguir explorando el mundo, las marcas Wyrd, ver si puedo conocer con más profundidad a Chaol y su historia. También quiero ver a Celaena actuar como la verdadera asesina que es y ver mucha sangre okno.